¿A mi gato puedo darle Aspirina?

banner_horoscopo

Muchas personas les dan medicamentos para humanos a sus gatos, pensando que el efecto que produce en ellos es similar al que produce en los animales. Sin embargo, debemos saber que si la fisonomía de los animales es distinta a la nuestra, su fisiología también lo es.

Por tanto, si administras a tu gato una Aspirina jamás tendrá el mismo efecto que en ti. Los gatos son una subespecie de mamífero carnívoro de la familia Felidae con características específicas y necesidades particulares. Los gatos no pueden metabolizar de forma natural muchos medicamentos y vitaminas que para nosotros son completamente normales. En consecuencia, al administrarle un medicamento como la aspirina, el gato puede desarrollar síntomas de intoxicación.

Los efectos de la intoxicación en un gato por aspirina, además, serán bastante perjudiciales . Algunos de los síntomas de intoxicación en un gato por aspirina son vómitos y diarreas a veces con sangre, salivación excesiva, tos y estornudos, irritación gástrica, irritación de una zona de la piel que ha entrado en contacto con el tóxico, dificultad respiratoria, convulsiones, temblores y espasmos musculares involuntarios, depresión, pupilas dilatadas, debilidad, dificultad de coordinación de las extremidades por problemas neurológicos (ataxia), pérdida de conocimiento y micción frecuente.

¿A mi gato puedo darle Aspirina?

Por tanto, el Ácido Acetilsalicílico que lleva la Aspirina, el clásico y popular analgésico y antifebril, resulta altamente tóxico para un felino, sea de la raza de gato que sea . En general, al principio la aspirina estimulará una respiración rápida, pero después producirá vómitos, orina con sangre y otras consecuencias mencionadas anteriormente.

Ten en cuenta que en un ser humano, 1 comprimido de aspirina lleva de 3 a 4 horas para ser eliminado del organismo. En un gato su eliminación puede tardar hasta 3 días, ya que el metabolismo de un gato es hepático, es decir se conjuga con ácidos glucurónidos para ser excretado. Por eso, los gatos, al ser deficientes en enzimas hepáticas, no metabolizan bien la aspirina y, en consecuencia, les causa intoxicación.

Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR