Cómo tratar las molestas bolas de pelo de los gatos

banner_horoscopo

Desde migatoesúnico queremos darte algunos trucos para que las bolas de pelo de tu gato no sean un problema.

Las bolas de pelo de los gatos pueden suponerles un problema digestivo importante si no son prevenidas antes de que se produzcan o tratadas manualmente por el veterinario si ya se han originado en el estómago de los felinos. ¿Sabes cómo evitarlas?

Las bolas de pelo, esas molestas pelotillas que pueden dar más de un susto a un felino se pueden evitar, lo primero es entender cómo se pueden crear y generar y por qué es importante esa labor de prevención por parte de los dueños.

Los gatos dedican más de un tercio de su tiempo vital activo en la limpieza y el aseo personal. Para ello utilizan sin cesar su lengua, con la particularidad que la lengua de los gatos está compuesta por pequeñas papilas muy ásperas que actúan a modo de cepillo, por lo que cada vez que un gato se lame su lomo, por ejemplo, está generando una gran cantidad de pelo que se va tragando.

Normalmente no hay problema, porque con pequeñas cantidades el pelo se desliza y descompone, o como mucho termina siendo expulsado en las heces con cotidianidad. El problema viene cuando el gato ‘consume’ tanto pelo que se forma una gran bola de pelo en su estómago, y ésta al pasar al intestino delgado se queda ‘atrapada’, ya que por su volumen ya no va ni para adelante ni para atrás.

Cuando esto pasa es muy importante la actuación manual del veterinario, que mediante masajes en el estómago consigue hacer pasar la bola de pelo al estómago o causar vómitos. En el caso de que la bola sea ya demasiado grande, la opción que queda será la de una pequeña incisión en la cavidad abdominal, es decir operación.

Para evitar todo esto, que al animal le supone un gran sufrimiento es muy importante lo siguiente:

1 – Tómate muy en serio el cepillado diario de tu gato.

Es muy importante que mediante el cepillado diario sea nuestro cepillo quien se quede con la mayoría de pelo muerto que tiene tu gato. Como mínimo debes cepillar a tu felino una vez al día, y es muy recomendable hacerlo dos veces.

2 – Mucha fibra en la alimentación.

Cuida mucho los componentes de su alimentación y también la hidratación de tu gato ya que el objetivo es que la actividad digestiva sea constante y así que las pequeñas bolitas de pelo que aún así se vayan formando vayan saliendo de forma natural e indolora mediante las heces.

3 – Observación y tacto.

Tómate tu tiempo también para de vez en cuando observar y tocar el vientre de tu gato para detectar posibles problemas. Normalmente cuando los gatos han generado bolas, suelen tener vómitos, intentos de vómitos o suelen mostrarse agresivos e irritables por el dolor y las molestias. Ante cualquier síntoma raro, no dudes en llevar a tu felino al veterinario para que éste le aplique los masajes necesarios. No es necesario que los hagas tú, ya que sin conocimientos podemos causar un mal mayor.

bolas-de-pelos-gatos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies